Mascotas con Diabetes

Mascotas con Diabetes

Los cambios del estilo de vida no sólo afectan a las personas, sino también a sus animales de compañía. En estos últimos, la obesidad se está haciendo cada vez más común y aumenta el riesgo de desarrollar diabetes entre 3 y 5 veces más. Aproximadamente 1 de cada 500 perros y 1 de cada 200 gatos tiene diabetes, y estas cifras se hallan en aumento.


Algunas razas parecen correr un mayor riesgo. En los perros, la diabetes es más común entre los keeshonds, malamutes, spitzes finlandeses, shnauzers enanos, caniches enanos y springer spaniels ingleses, mientras que entre los gatos, la raza burmesa parece desarrollar diabetes con más frecuencia.  La diabetes podría ser transitoria, especialmente en los casos en los que los animales han recibido medicación que antagoniza el efecto de la insulina, como es el caso de los corticoides. La diabetes aparece con más frecuencia en los gatos y perros de avanzada edad.
Los SIGNOS suelen ser poco evidentes pero los podemos resumir en:
•         Poliuria: orina demasiado
•         Polidipsia: toma demasiado agua
•         Polifagia: aumento exagerado del apetito e incluso con pérdida de peso
•      perdida ponderal
 
Detectar precozmente la diabetes es de mucha importancia para el tratamiento y control de la enfermedad. Si no tratamos la enfermedad inicialmente puede haber diversos fallos del organismo ( cataratas y falla renal entre otros) y será más  dificultoso de tratar, por lo tanto, remarcamos la necesidad de diagnosticar la enfermedad de manera temprana.
 
Ya que ninguno de los síntomas clínicos es un claro indicador de diabetes, podría ser necesario efectuar otros análisis para poder efectuar un diagnóstico. Como mínimo, el veterinario realiza un análisis de sangre ( pedir glicemia ) y orina en ayunas. Ya que a veces el estrés puede provocar un alto nivel de azúcar en sangre e incluso en la orina, especialmente en gatos, el veterinario mide también las concentraciones de fructosamina que no se ve influida por el estrés a corto plazo.
La diabetes en los animales de compañía es una afección que representa un desafío y que necesita de un propietario con dedicación. Un animal diabético puede vivir una vida feliz y normal si tanto su dueño como el veterinario trabajan en colaboración para ofrecerle los mejores cuidados posibles.