Ehrlichiosis canina

Ehrlichiosis canina

Las enfermedades infecciosas transmitidas por garrapatas están despertando una atención especial en los últimos años en medicina veterinaria por distintos motivos.

 En primer lugar por la aparición o detección de nuevos/viejos agentes patógenos transmitidos por garrapatas que hasta ahora se subestimaba.

Por otra parte al hecho de que agentes infecciosos descritos en otras zonas, ahora son descubiertos en lugares muy diversos y distantes (debido al cambio climático y a los movimientos migratorios de los propietarios y sus mascotas). También es frecuente el incremento en el número de casos en los que se diagnostican múltiples infecciones en el mismo animal.

 Y por último, el uso de nuevas técnicas de diagnóstico de alta sensibilidad que permiten identificar agentes infecciosos nuevos que hasta ahora pasaban desapercibidos con los métodos de diagnostico tradicionales.

Varios patógenos (Ehrlichia, Babesia, Hepatozoon y Anaplasma) son transmitidos al perro a través de la picadura y/o ingestión de garrapatas. La mayoría de estas enfermedades tienen un tratamiento efectivo y pronóstico RESERVADO.

EHRLICHIOSIS

 La Ehrlichiosis Canina es una enfermedad producida por un parásito de la familia de las rickettsias denominado Ehrlichia y se transmite por la picadura de garrapatas. Esta enfermedad es muy grave y casi siempre conduce a la muerte si no es detectada y tratada a tiempo.

ETIOLOGÍA

 La ehrlichiosis monocítica canina es causada por la rickettsia Ehrlichia canis, bacteria gramnegativa de vida intracelular obligada, transmitida por garrapatas y que parasita el citoplasma de los leucocitos, principalmente monocitos, macrófagos y granulocitos, en grupos de organismos denominados mórulas. La presentación morfológica se puede dar de las siguientes maneras:

1) cuerpos elementales de 0.5 a 0.9 micras que son estructuras cocoides y elipsoides que se encuentran dentro de las 24-48hs post inoculación.

2) cuerpos iniciales, que son acúmulos de los elementales, que miden 1.4 a 2 micras y son formas de inclusión pleomórficas que aparecen 3 a 5 días post inoculación.

3) mórula (la forma más conocida), que aparece dentro de los 7 a 12 días post inoculación, mide más de 2 micras, y está formada por más de 40 estructuras de cuerpos elementales juntos.

 La enfermedad es transmitida por cualquier estadio de la garrapata marrón del género Rhipicephalus sanguineus (larva, ninfa o forma adulta). El mínimo de permanencia que debe estar la garrapata sobre el animal es de 24hs para transmitir el microorganismo.

PATOGENIA

Una gran variedad de factores como el tamaño de inóculo, cepa de Ehrlichia, inmunidad del paciente, enfermedades concomitantes producidas por otros parásitos transmitidos por garrapatas, pueden influir en el curso y el resultado de la infección.

El perro se infecta por la picadura de una garrapata que al alimentarse inyecta en el lugar secreciones salivares contaminadas con Ehrlichia canis o en forma iatrogénica por medio de transfusiones sanguíneas de un perro infectado a otro susceptible. La patogénesis de la ehrlichiosis canina incluye un período de incubación de 9 a 14 días, seguido de una FASE AGUDA, FASE SUBCLINICA y la FASE CRONICA.

Durante la FASE AGUDA, el parásito ingresa al torrente sanguíneo y linfático y se localiza en los macrófagos del sistema retículo-endotelial del bazo, hígado y ganglios linfáticos. Puede durar entre 2 y 4 semanas. Los perros mal tratados o no tratados pueden desarrollar posteriormente una FASE SUBCLINICA que aunque sin signos clínicos de la enfermedad puede mantener recuentos bajos de plaquetas, y/o leucocitos. Estos pacientes se transforman en portadores sanos por un período que puede llegar hasta los 8 años. En los pacientes con FASE CRONICA de la enfermedad, en su forma más grave, el cuadro se caracteriza por la reducción de la producción de elementos sanguíneos de la médula ósea.( AGOTAMIENTO Y/O INHIBICION MEDULAR )

PRESENTACIÓN CLÍNICA

 Fase aguda: Los signos pueden ser inespecíficos (decaimiento, falta de apetito, fiebre alta , epistaxis uni o bilateral de corta duración), y puede pasar en forma inadvertida por los propietarios. Duración 1 semana.

 Hallazgos de laboratorio: destrucción acelerada de glóbulos rojos, con anemia hemolítica inmunomediada, regenerativa; junto a trombocitopenia inmunomediada, Síndrome de Evans.

 Fase subclínica: Dura de 1 a 4 meses, hasta 5 a 8 años,el paciente se recupera de la fase anterior, aunque una situación de stress puede generar la enfermedad. No hay sintomatología clínica, tal vez un hallazgo accidental de los valores alterados en el hemograma. Hay una alta tasa de anticuerpos y es por eso que en esta fase si realizamos el test rápido por inmunocromatografía., nos daría positivo.

Hallazgos de laboratorio: se observa trombocitopenia, anemia, leucopenia.

Fase crónica: En la clínica podemos observar anorexia, decaimiento, disminución de peso, distención abdominal debido a hepato y/o esplenomegalia, mucosas pálidas de leve a severas, fiebre y edema periférico, especialmente en miembros posteriores y escroto.

 Puede haber ictericia siempre y cuando la ehrlichia esté asociada a babesia. Signos y síntomas respiratorios, como exudado nasal mucopurulento, disnea, tos, neumonía intersticial.

Puede haber síntomas neurológicos, como ataxia, síndrome de neurona motora superior, hiperestesia, meningoencefalitis.

 Los signos oculares son frecuentes incluyen fotofobia, uveítis, hipema, tortuosidad de vasos retinales y lesiones corio-retinales focales. Puede haber desprendimiento de retina y ceguera debido a hemorragias subretinales .

 Signos musculares: polimiositis, poliartritis o monoartritis, que generan mucho dolor

Signos renales: como glomerulopatía inmunomediada que lleva a una insuficiencia renal, polidipsia, poliurea, vómitos, ulceras en cavidad bucal.

En aparato reproductor puede haber hemorragia vaginal posparto, infertilidad, mortalidad neonatal, hemorragias severas post estro. En macho edema en escroto.

Son hallazgos frecuentes el sangrado por trombopatía, como petequias y esquimosis dérmicas y de membranas mucosas y epistaxis. La trombocitopenia es el hallazgo hematológico más común, también leucopenia y anemia moderada (normocítica, normocrómica, no regenerativa). Además, se puede observar dentro de los hallazgos de laboratorio: linfocitosis, hiperproteinemia con hipergammaglobulinemia ( gammapatia policlonal, en la corrida electroforética de proteína).

En la punción de médula ósea, se pueden observar diferentes situaciones, como por ejemplo :

1) En la fase crónica, se puede presentar: hipoplasia medular por estimulación crónica por parte de sistema inmune, que llega al agotamiento de la misma.

2) encuentra un aumento de las células plasmáticas mayor al 15% (hacer diagnostico diferencial con mieloma)

3) En la fase aguda y subclínica, se puede presentar: hiperplasia celular megacariocitica y mieloide e hipoplasia eritroide.

 4) En la fase crónica hay hipoplasia de las 3 líneas. La raza caniche y maltés son las razas en las que más frecuentemente observamos hipoplasia medular y la enfermedad es más difícil de revertir. Siendo el Ovejero Alemán, la raza en donde la enfermedad es más severa.

DIAGNÓSTICO

El diagnóstico de la enfermedad se basa en la anamnesis, presentación clínica, hallazgos patológicos al examen clínico y se confirma con las pruebas de laboratorio.

En Laboratorio, al examinar los frotis de sangre periférica y capilar, se puede encontrar como hallazgo poco frecuente: los cuerpos elementales, iniciales o mórula la mayoría de las veces dentro de los granulocitos en la fase aguda.

La técnica de inmunofluorescencia indirecta o ELISA: a partir de la fase subclínica y en la fase crónica.

En el Laboratorio Veterinario MF Salvador contamos con un test cualitativo rápido de detección de anticuerpos anti-Ehrlichia canis basado en el principio de inmunocromatografía sobre membrana en perros. Se realiza con una muestra de sangre del paciente, y tiene como beneficio un resultado en pocas horas. Así como personal altamente calificado en al detección, de la Ehrlichia en frotis sanguíneos.

TRATAMIENTO:

Si el paciente presenta titulo positivo, pero no presenta síntomas ni alteraciones en el hemograma: o sea, estuvo expuesto pero no enfermó. Aconsejamos que se trate durante 45 días con Doxiciclina 7mg/kilo cada 12hs .No darla con ranitidina, ya que inhibe la absorción de la doxiciclina, si con omeprazol y no darla derivados lácteos (queso ...demás), ya que también inhibe su absorción de la misma.

Si el paciente tiene título positivo y presenta signos clínicos: el tratamiento de elección en estos casos es Imidocarb 5mg/kgs subcutáneo día cero y se repite a los 14 días.

Aconsejamos aplicar 7 minutos antes Atropina (para inhibir los efectos muscarínicos de la droga) y se observa al paciente por los efectos colaterales neurológicos (convulsiones y/o temblores) de la droga durante 30 minutos sobre camilla. Aconsejamos se acompañe el tratamiento con Prednisolona (inhibe la respuesta inmune) dosis inmunosupresora y luego se va graduando paulatinamente (de acuerdo a los controles hematológicos realizados). Se puede dar eritropoyetina (dependiendo de la severidad de la anemia) e inmunooral.

CONCLUSIÓN:

Dado la clínica variable que desarrolla, es difícil su diagnóstico:

*inmediatamente después de la infección los síntomas pasan casi desapercibidos.

*Las fases asintomáticas o subclínicas son frecuentes y a menudo de larga duración

*El perro enfermo presenta síntomas no específicos: abatimiento, delgadez, debilidad, adenomegalia, etc..

Debido a la gravedad de esta enfermedad, se recomienda la detección precoz de ehrlichiosis en caso de sospecha clínica. No existe vacuna. En zonas endémicas se recomienda efectuar pruebas para detectar posibles perros infectados asintomáticos. Como medidas de prevención, se destaca el estricto control de garrapatas en animales y medio ambiente. Además, en las transfusiones de sangre, hacer serología para descartar que el donante no sea portador, de 2 muestras separadas por un mes.